Las Habilidades Sociales son conductas aprendidas para relacionarse socialmente.

Dependen de la cultura y la situación en la que nos encontremos.

Permiten satisfacer necesidades propias respetando los derechos de los otros.

Minimizan la posibilidad de futuros problemas de comunicación.

Son activas (operan cambios sobre la realidad y las personas) y funcionales (intentan lograr un objetivo, si no lo logran se modifican para adaptarse al contexto).

Hay personas más hábiles en algunas conductas, y otras menos hábiles.

Pueden mejorarse por aprendizaje y práctica.

Sirven para:

  • Vincularse con el otro: crear nuevos vínculos, reforzar los existentes, disfrutar y compartir el afecto (amigos, pareja, familia, etc.)
  • Manifestar necesidades y resolver conflictos: pedir lo que uno desea, poder decir que no, expresar opiniones, defender los derechos, pedir que el otro cambie su conducta, enfrentar críticas y hostilidad.

DIFICULTADES EN ALGUNAS DE LAS HABILIDADES SOCIALES

Cada persona tiene, en distinto grado, recursos y dificultades: en cada habilidad social, en cada situación, con cada tipo de vínculo. Cuando existen dificultades, se generan problemas vinculares tales como:

  • Relaciones que generan malestar
  • Soledad y escasez de vínculos
  • Conflictos interpersonales (familia, pareja, etc.)
  • Timidez, ansiedad social, inhibiciones.
  • Circuitos de comunicación negativa.