Las 8 preguntas más frecuentes sobre ansiedad

A pesar de que encontrar una definición de ansiedad que cubra todas las áreas sobre las que influye es muy difícil (realmente se han escrito libros enteros sobre el tema), todo el mundo conoce la emoción a la que nos referimos cuando hablamos de ansiedad. No hay nadie que no haya experimentado algún grado de ansiedad, ya sea al entrar en una clase justo antes de un examen o de una entrevista de trabajo, mientras estamos en el parque cuidando de nuestros hijos y durante unos segundos les perdemos de vista o cuando uno se despierta en mitad de la noche convencido de que ha oido un ruido extraño fuera, etc. 

La ansiedad es una respuesta al peligro o amenaza y todos sus efectos están dirigidos a combatir el peligro o a escapar del mismo. Así, el propósito de la ansiedad es proteger al organismo.

Cuando nuestros antepasados vivían en cuevas, era vital que cuando se enfrentaban con algún peligro, ocurriera una respuesta automática que les hiciera realizar una acción inmediata (ataque o huida). Incluso en el agitado mundo en el que vivimos hoy en día, este es un mecanismo necesario.

Imaginémonos que estamos cruzando una calle, cuando de repente un coche acelera hacia nosotros al tiempo que toca el claxon. Si no experimentamos ninguna respuesta de ansiedad, resultaríamos atropellados. Sin embargo, lo más probable es que nuestra respuesta de lucha-huída aparezca y nos apartemos del camino del coche para ponernos a salvo. 

El propósito de la ansiedad es proteger al organismo, no dañarlo.

1. ¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

La ansiedad afecta tanto a la mente como al cuerpo. Al hablar de ella nos referimos a sentimientos y sensaciones como el miedo, la aprensión, el estar con los “nervios desechos”, “al borde de un ataque”, angustiado, crispado, preocupado… Se relaciona también con “síntomas“ corporales, es decir, sensaciones tales como la tensión muscular, la sudoración, el temblor, la respiración agitada, los “nudos en el estómago” que le hacen sentirse a uno enfermo, la diarrea, el dolor de cabeza, de pecho o de espalda, las palpitaciones… y un largo etcétera.

2. ¿CUANDO SE CONVIERTE EN PROBLEMA LA ANSIEDAD?

Como he comentado al principio, la ansiedad es una reacción normal y sana, ya que su objetivo no es otro que el de protegernos ante un peligro. Sin embargo, 

La ansiedad se convierte en un problema cuando surge en momentos en los que no hay peligro real, o cuando persiste después de que la situación de estrés haya desaparecido.

Si la “aceleración” de nuestro organismo ocurre en momentos en los que no hay que entrar en acción, se produce una sensación desagradabe y es ese el momento en el que comienza a interferir en nuestra vida cotidiana, y aprender a controlarla se convierte en una necesidad.

3. ¿POR QUÉ APARECEN LOS SÍNTOMAS DE LA ANSIEDAD Y DE LA TENSIÓN?

Existen, generalmente una combinación de causas, pero algunas de las más importantes son:

1 Acumulación de tensión (o estrés).

La ansiedad puede aparecer en momentos en que tengamos un problema importante o varios pequeños que se sumen entre sí. Cuando las circunstancias que estamos viviendo son suficientemente estresantes, lo normal es que nos sintamos ansiosos.

2 El tipo de persona que seamos.

Hay personas que poseen bastantes habilidades para enfrentarse de la mejor manera a situaciones de tensión y salir bastante bien de ellas, por el contrario, hay personas que tienen menos desarrollada esa capacidad y tienden a reaccionar con ansiedad.

La baja tolerancia al estrés es un factor determinante a la hora de tener una mayor propensión a sufrir situaciones de ansiedad, sin embargo, con un buen entrenamiento y conociendo las herramientas necesarias, se puede aprender a tolerar de una forma satisfactoria las situaciones de estrés.

4. ¿PUEDE CAUSAR PROBLEMAS FÍSICOS SUFRIR UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

Si se goza de una buena salud, sufrir una crisis de ansiedad no debería originar daños de ningún tipo ya que:

  • La ansiedad puede provocar una aceleración del ritmo cardíaco, pero no produce lesiones en el corazón.
  • Nadie llega a morirse de miedo.
  • Aunque haga que nos sintamos incómodos y a veces sea desagradable, la ansiedad no nos puede dañar físicamente por sí sola.

5. ¿PUEDE LA ANSIEDAD PROLONGADA PROVOCAR UNA CRISIS NERVIOSA?

No. Aunque la ansiedad pueda ser desagradable no te puede dañar la mente. No está relacionada con ningún trastorno mental severo o con lo que comúnmente entendemos como “locura”.

6. ¿ESTAR ANSIOSO PUEDE PROVOCAR CANSANCIO?

Si. Cuando nos encontramos ansiosos nos resulta más difícil hacer frente a un día normal. Una vez que aprendemos a manejar la ansiedad, podemos utilizarla para orientar esa energía de más hacia la realización de un número mayor de tareas.

7. ¿DEBERÍA DEJAR DE INTENTARLO DURANTE UN TIEMPO Y TOMARME UN DESCANSO?

Esto es a menudo otra forma de esquivar los problemas, en cuyo caso te va a ayudar realmente. Aprender como manejar la ansiedad será mucho más útil que evitarla.

8. ¿HABRÉ NACIDO ASÍ Y NO HAY FORMA DE REMEDIARLO?

Hay personas que tienen una sensibilidad mayor al estrés que otras y que sus rasgos de personalidad les hacen más vulnerables a situaciones de tensión, sin embargo, esto no quiere decir que no sean capaces de aprender a manejar la ansiedad y de anticiparse a estas situaciones estresantes.

Es normal que en algún momento de nuestra vida sintamos ansiedad, inquietud, estres, etc., y lo ideal es que se convierta en una anécdota más de nuestra vida, pero si no es así se puede convertir en un verdadero problema que nos puede llenar de inseguridades, miedos y malestar físico constante. Si este es tu caso, pide ayuda, manejar la ansiedad es muy sencillo si sabes como hacerlo.

2018-04-17T00:19:41+00:00

Deje su comentario